Presupuesto con perspectiva de género

 

Por BÁRBARA GARCÍA CHÁVEZ

11 de noviembre de 2012/Para alcanzar las metas de la Declaración del Milenio en materia de igualdad de género, a fin de superar la histórica y penetrante discriminación sexual, así como la imperante violencia de género hacia las mujeres, se hace indispensable la incorporación de las siete prioridades recomendadas, que son:

  • Fortalecer las oportunidades de enseñanza postprimaria de las niñas.
  • Garantizar la salud y los derechos sexuales y reproductivos.
  • Invertir en infraestructura para reducir el tiempo que mujeres y niñas dedican a tareas agobiantes.
  • Garantizar los derechos de mujeres y niñas a la propiedad y la herencia.
  • Eliminar la desigualdad de género en el trabajo limitando la dependencia femenina del empleo informal, cerrando las brechas de género en los ingresos y reduciendo la segregación ocupacional.
  • Aumentar la representación femenina en los Parlamentos nacionales y los organismos locales de gobierno.
  • Combatir la violencia contra niñas y mujeres.

Por supuesto, estas siete prioridades estratégicas deben traducirse en políticas y programas públicos estableciendo obligaciones imperativas en los planes de gobierno municipal, estatal y federal, asignándose presupuestos con perspectiva de género, etiquetados y suficientes, debidamente justificados y sujetos a candados con supervisión estricta a que no se permita de ninguna manera su reasignación o un posible subejercicio.

Lograr la igualdad de mujeres y hombres es condición fundamental para el desarrollo de una sociedad democrática y es obligación de los gobiernos en sus tres niveles incluir la perspectiva de género en los presupuestos públicos, para lograr la equidad y el equilibrio de oportunidades entre mujeres y hombres, como lo establecen las normas internacionales firmados por México, la Constitución federal, las normas secundarias en la materia.

Los últimos meses de cada año los gobiernos municipales deben instruir a sus dependencias para planear los presupuestos de su gasto operativo anual del siguiente año, de acuerdo a sus competencias y funciones. El estado deberá hacer lo propio y conciliar los planes presupuestales de sus municipios para enviar su propuesta a la legislatura local quien determinara el presupuesto estatal anual.

Es claro que el presupuesto dirigido al desarrollo de las mujeres no se obsequia cómo graciosa concesión, se pelea, se lucha y se requiere de mucha astucia en la negociación, perseverancia y discusión con argumentos sólidos durante las sesiones de Cabildo en las que se trate y se resuelva el tema... Y, ¿quién lo negocia? Normalmente a nivel municipal las concejalas o regidoras que conformen la comisión de Equidad y Género o su equivalente.

Los presupuestos con perspectiva de género desde los municipios deben ser una herramienta analítica y práctica para lograr la igualdad e incorporar las necesidades, derechos, e intereses de las mujeres que residen en territorio municipal dentro de las entidades federativas, que sean determinantes para la conformación de los presupuestos del gasto anual, transversalizando todos los ejes de acción de la agenda pública con un verdadero enfoque de género.

El presupuesto con perspectiva de género evidentemente implica disponer de más recursos en áreas estratégicas como Salud, Educación, Seguridad Pública y contra la violencia de género contra las mujeres, para resarcir las brechas de la desigualdad que afectan en mayor medida a las mujeres.
En estos planes presupuestales también deben estar contempladas acciones, programas y recursos en los rubros de ciencia y arte, economía y trabajo, derechos civiles y políticos, obras y servicios municipales, desarrollo físico y actividades deportivas y, finalmente, acciones en política tributaria tanto para quienes crean empresas como para quienes pagan derechos e impuestos.

La transversalización de la equidad y género contribuye a lograr la igualdad entre mujeres y hombres; favorece el empoderamiento de las mujeres, condición fundamental para enfrentar la compleja red de discriminación y desventajas que en este siglo XXI sigue enfrentando la mayoría de la población: las mujeres.      

newsMas Noticias

Kit Iniciativa SUMA

  • Audios Comunicacion
  • Videos Comunicacion
  • Medios Aliados
  • Sitios Afines